Sígueme en #Youtube

sábado, 2 de enero de 2010

Nuevas Fotos: Temporada 1996/97, mi temporada más internacional

12 julio de 2007

He colgado un nuevo puñado de fotos del recuerdo, de hace 10 años ya, en concreto de la temporada 1996/97. Faltan muchas y de muchas actuaciones, poco a poco espero hacerme de ellas y escanearlas, mientras ahí os dejo lo que tengo.

Ese año fue muy importante. Último año en la categoría júnior, primer año de universidad fuera de casa, pero finalmente fue uno de los mejores años a pesar de los sacrificios y los esfuerzos que muchas veces no se valoran ni tienen en cuenta.

Desde principio de temporada lo tenía claro, si quería sacar la carrera y los entrenamientos había que ser disciplinado y organizado. Ese primer año en la Universidad te obligan a matricularte de todas las asignaturas de 1º. Mi carrera, Ciencias del Deporte, no es una ingeniaría, ni medicina, pero llevábamos un plan nuevo de 4 años, que realmente eran los 5 comprimidos en 4, así que 13 ó 14 asignaturas, unas 20 horas de clase semanales que en Cáceres, aun no teníamos la nueva facultad, con los desplazamientos para las prácticas de deportes, los desplazamientos a la universidad (Andando, en bici o en bus porque aún no tenía coche) pues al final daba jornadas lectivas de hasta 8 horas a lo que había que sumar los entrenamientos, fue el primer año que hice algún doblaje en invierno (Máximo kilometraje ese año 136km/semana) y las labores típicas de vivir fuera de casa (Compras, limpieza, comidas, ...)

Como anécdotas de compaginar la facultad con los entrenamientos recuerdo que desde el principio de curso hablé con los profesores de las asignaturas prácticas para dejarme los exámenes prácticos para septiembre, aunque no faltaba a ninguna clase, no quería estar en febrero o junio matándome en la piscina o con la gimnasia deportiva en una época vital de competiciones. También, por ejemplo, recuerdo los doblajes, el día que hacía el gimnasio por la tarde, aprovechaba por la mañana ya que teníamos dos horas o tres de clases teóricas, de 8 a 11 de la mañana, y luego unos 45 minutos para desplazarnos a la Ciudad Deportiva de Cáceres para las clases prácticas de natación y gimnasia deportiva. Yo le daba mi mochila a algún compañero de clase que se subía en el bus y aprovechaba para subirme rodando hasta allí (7-8km)

Pero bueno, como he dicho, esos esfuerzos dieron sus frutos deportivamente. En diciembre me encontraba bien y fuimos como cada año a Sonseca. El año anterior fui 2º detrás de Juanjo Lozano. Este año iba a por la revancha. Me sorprendió el nivel de la prueba ya que corrieron todos en Sonseca. Había un rumor de algo del europeo de cross que iban a llevar a algunos juniors, pero bueno, por aquella época no me enteraba de mucho. Finalmente vencí y cuando acabé me lo confirmaron, iban a hacer el primer Cto de Europa de Cross junior de forma oficiosa y la RFEA llevaría al primer júnior masculino y femenino de Sonseca y de Alcobendas que se disputaban el mismo día, así que para allá fuimos a Charleroi (BEL) aunque, por desgrcia, me tuve que retirar por un fuerte flato que no me dejaba respirar, por el frío (1-2 grados sobre cero) y finalmente me caí y me tuvieron que sacar en camilla del circuito.

Después del Europeo Concentración RFEA en Benicasim

En enero, también sorpresivo para mi, contaron conmigo para el Cross Internacional Júnior que se celebra en Enero cerca de Lisboa. Con Higuero y Adriá García copamos el podio (De esta prueba si hay fotos).

En marzo los nacionales de cross, el de clubes en montanya, en el que participé fuera de concurso, y el individual en Alcorcón. En ambos 2º detrás de Lozano aunque en Alcorcón se nos metió en medio en el esprint Yousef el nasri, por entonces aun compitiendo fuera de concurso por no estar nacionalizado.

Con esos dos segundos puestos me aseguré la plaza para el Mundial de Turín dónde hicimos un buen papel por equipos los juniors, Higuero 26º, siempre competía mejor en los internacionales que en España, Lozano 28º, yo 36º y cerraba la puntuación Adrián García el 60º. 6º por equipos.

En verano preparé el 1.500m y me costó mucho hacer la mínima. La temporada invernal acabó tarde, casi abril, y en junio había que hacer la marca. La cita era el Gran Premio de Cáceres de pista. Montaron muy buena carrera y Manolo Núñez batió el record extremeño con 3:47 que tenía mi entrenador Miguel A. Monge. Me pilló en plena vorágine de exámenes y no pude con el 3:48 que nos pedían. Lo seguí intentando en pruebas por Madrid (Aluche, Peineta, ...) y nada, así que fuimos al Cto de España a por la medalla. Jesus España había hecho 3:47 y era el favorito a priori aunque se lo puse difícil y en Valladolid nos jugamos un bonito esprint en la recta final con una décima de diferencia entrando uno por la clle 1 y otro por la 6 casi.


Nos llevaron al encuentro júnior, dos por prueba, en Gorizia (ITA) y habámos plneado con Jorge González Amo salir tirando entre los dos (Jesús y yo) para intentar que yo hiciera la marca mínima de la RFEA pero nos salió rana. Los italianos nos adelantaban y nos frenaban por lo que pasamos el mil en 2:35 y desistimos de ir a por marc, intentamos ganar la prueba. Al final ganó un rumano acabando muy fuerte, yo me fui con él y acabamos tan bien que casi hago la mínima, al final 3:48 algo y como la mínima de la europea era 3:50 decidieron finalmente llevarme al Europeo a Lubjana.

La verdad es que son de esas decisiones que deberían tener con todo el mundo porque ni Jesús ni yo éramos unos prodigios en esos momentos. Recuerdo en la concentración en Segovia que ninguno doblábamos y le extrañaba mucho lo poco que entrenabamos a Jorge que nos engañaba para hacer 20 minutos adicionales por las mañanas con la excusa de meter las piernas en las pozas. En ese europeo rompimos la racha española de mediofondistas purasangres ya que las 3 ediciones anteriores se había hecho doblete con atletas de la talla de Reyes Estevez, Redolat, Cañellas, Chuvieco, y llegamos Jesús y yo y nos metimos en la final por tiempos y quedamos 9º y 11º en una final que ganó un holandes (Lieffers) que tenía por entonces 3:38 y que, por cierto, adelante en Goteborg en la final del europeo el año pasado en la que Jesús ganó y yo fui 7º je je.



Jorge Gonzalez Amo acertó bien en la crónica de Atletismo Español de ese europeo. No eramos unos junior excepcionales pero teníamos, Jesús y yo, mucho camino por delante.

Ójala se tuviera eso en cuenta muchas otras veces a la hora de hacer selecciones en campeonatos de categorías inferiores.