Sígueme en #Youtube

martes, 15 de mayo de 2018

Mi crónica del Mundial de Trail de Penyagolosa 2018: La carrera








3:15 de la madrugada, suena la primera alarma en la habitación, Somohano, Villa y yo nos vamos despertando poco a poco, el material, ropa de competición, mochila, todo está preparado de la tarde anterior en la habitación, pero hay que despertar el cuerpo para que a las 6am, hora de la salida, esté al 100%.

A las 3:30 estamos bajando al comedor del Intur Orange en el que ya hay ambiente, no el de una comida habitual, pero para las horas que son se nota la activación y nervios que llevamos todos.
Hago el desayuno habitual, café largo solo y 4 tostadas de pan que alterno con aceite de oliva y mantequilla. Conversaciones cortas, alguno intenta sacar una sonrisa, pero a las 4am subimos de nuevo a la habitación para los últimos preparativos y recoger el material de competición.

A las 4:45 el Hall del hotel está repleto de corredores todos uniformados con sus equipaciones y a las 5am estamos subidos a los autobuses. El camino hacia Castellón, a la Universidad Jaume I, se me hace laaaargo, me hubiera gustado llegar un poco antes, pero nos bajamos a las 5:30, lo justo para pasar por última vez por el baño, pasar el control de material y empezar a calentar por la pista de la universidad. Caliento en solitario, aunque saludando a otros corredores y a personal de la organización, prensa, aficionados, esto va a comenzar en nada, estamos listos.

En la salida del Campeonato del Mundo junto a Zach Miler

La salida se hace desde la mitad de la recta d la pista, damos algo más de media vuelta y escapamos de la instalación por una puerta a la calle para salir luego del recinto de la universidad a la carretera. Me coloco en la parte interior para coger la cuerda en la salida, la mayor parte de mis compañeros están detrás mia, Zach a mi lado, pongo en marcha el Suunto Spartan justo 1 minuto antes de las 6am por el reloj de pista, y sin hacer mucho caso a las órdenes de salida, nos ponemos en marcha en estampita cuando el reloj marca las 6:00:00 casi no dejamos que retiren la cinta de salida.

Para no entorpecer a mis compañeros y que no se queden encerrados me sale el alma de pistero y me pego una buena arrancada de 50 metros que me deja sólo en cabeza de la prueba, me voy dejando ir, aunque quiero seguir delante hasta que salgamos de la pista ya que es una curva cerrada y ya puestos prefiero ir delante viendo la trazada, una vez en la calle me dejo absorber por el grupo aunque me quedo en cabeza hasta el inicio del tramo técnico de subida hacia el Tossal, luego veré que ese primer km lo marcamos en 3:26.

Ponemos en marcha los frontales, sólo serán útiles unos 10 minutos de carrera, pero se agradece ya que el terreno es irregular y al correr en grupo es interesante ver el suelo, sin embargo me preocupa otra cosa, llevo la camiseta mojada, y aunque hace humedad, no tanto para sudar en poco más de un kilómetro, reviso los flashes y me doy cuenta de que una, en la que tengo diluidos los geles en agua para este primer tramo hasta Useres, está picada por la parte inferior y me está empapando la camiseta y pantalón, tengo que pararme unos segundos, vaciar una de las dos botellas de agua que llevaba para no tener que parar en Borriol, me adelanta Pablo Villa y me pregunta si pasa algo, le digo que no es nada, que no se preocupe y me toca hacer el transvase de lo que quedaba de los geles, pero he perdido casi la mitad, arranco de nuevo tras perder unas posiciones, pero no me quiero poner nervioso, llevo extra de geles en el cinturón y en los avituallamientos también tengo de más.

Hacemos cima en el Tossal y comienza el primer descenso, en fila india, algún corredor nervioso intenta adelantar, la cabeza la vemos delante pero cada vez se amplía la distancia, intento mantener la calma y andar en cuanto veo que lo hacen los que me acompañan, cuando lleguemos a Borriol veremos las referencias del primer paso. El amaneces nos ilumina y vemos las nubes bajas entre las montañas, hay bastante humedad y ya estamos sudando algo, va a ser un día exigente en lo climatológico, esperemos que no salga mucho el Sol.

Llegamos a Borriol con muchísima animación en 41:28 en el puesto 26º a poco más de 1’ de la cabeza, demasiado rápido, por las referencias que había preparado es un tiempo de paso para 8h15 en meta, ahí comienza el suicidio colectivo que continuará, al menos, hasta Atzeneta, con parciales demasiado rápidos.

El paso por Borriol no da tiempo a ver nada, vamos en grupo y me paro un segundo para rellenar el bidón de geles con isotónico, llevo otra botella de agua. Comenzamos la subida tras Borriol, ahí empiezo a notar que vamos rápidos ya que vamos casi todo el rato corriendo, aunque no hago por adelantar a nadie, alcanzo a Somohano con el que hago toda la subida intentando no forzar, pero al llegar arriba y tomar la zona de pista en la que se podía correr, no soy capaz de quedarme “quieto” y me lanzo hacia delante. Tras unos kms en los que llego a bajar de 4’/km alcanzo a Pablo Villa y, posteriormente, enlazamos con un grupo en el que decidimos quedarnos, con varios atletas franceses, hasta 4, el suizo Pazos, el estadounidense Mendoza, algún nepalí y japonés. Hablamos Pablo y yo de que es un grupo potente con gente que puede correr de menos a más como Mendoza o Pazos, así que no seguimos progresando y nos quedamos detrás.


Antes de comenzar a subir pasamos por debajo de la carretera de CV160 dónde hay mucho público y una gran delegación francesa, reconozco a Nicolas Martin que ha venido a acompañar y animar a sus compañeros tras ser baja por lesión, lo comento con Pablo Villa, me parece un gran gesto de equipo, los franceses se toman muy en serio estos campeonatos.

En la grupeta llegamos al avituallamiento de Bassa donde paro a rellenar de nuevo el bidón de geles con isotónico y el de agua, aprovecho antes del avituallamiento para tomar un gel con cafeína y también he ido tirando de gominolas para cubrir lo que habré perdido de geles. Paso en el puesto 12º en 1h54:53 que da una proyección de 8h15 por lo que continúa el suicidio, aunque, por delante, nos sacan 3’ la cabeza.

Rápidamente nos agrupamos de nuevo, en fila india, para pasar por la zonas que llamaba yo “La Montaña Rusa” con varias bajadas y subidas a barrancos. Los franceses van tensando en la cabeza del grupo y por momentos abren hueco, pero ya empezamos a notar la exigencia del ritmo así que no nos importa ceder unos metros, en el entorno de Atzeneta se puede correr bastante y quizás podamos acercarnos y agruparnos de nuevo.

En una de las bajadas se me va un poco el tobillo al pisar una piedra, me tiro un minuto medio cojeando, pero en caliente no va a más, al final no me vendé los tobillos y quizás me arrepienta, pero ya no podemos hacer nada, mañana volveremos al dolor del tobillo, me daba miedo correr vendado toda la prueba, en el Reventón no me molestó el “tape”, pero ahora eran el doble de km y más de tiempo.

Llegamos a Useres y se empieza a notar el calor, vamos sudando, aunque las sensaciones son buenas, ambientazo en el pueblo y primer avituallamiento asistido, me lo tomo con calma, cojo un nuevo bidón de medio litro con unos 200g de geles diluído, recargo gominolas y otros geles y relleno una botella de isotónico y otra de agua, la tercera la llevaré atrás entre la mochila y la espalda, prácticamente iré tomándome todo lo que voy avituallando y algo más que suelo beber en los avituallamientos.

Me despido de Villacorta y Depa que están bastante nerviosos, vamos 2º y 3er español con Luis por delante. El paso de Useres es de 2h41 en 13ª posición y seguimos en proyección para sub8h15.
Salimos de Useres y comenzamos una subida larga en tres tramos hasta la Creu, alcanzo al suizo Pazos y hacemos la subida juntos a buen ritmo alcanzando en la parte final a Pablo Villa que se me había escapado en el avituallamiento que yo hice más lento. Empiezan los problemas con el calor, sale el sol y nos da de pleno, son las 9am pero entre la humedad y el Sol sube mucho el calor, pienso que tenía que haber puesto una gorra para hielo también en Atzeneta, pero ya poco podemos hacer, beber bien y adelante.

Coronamos la Creu y me lanzo un poco en la bajada, me equivoco de nuevo, vamos muy rápidos y yo me acelero en es aparte que se que se puede correr, tomo la pista y me pongo a 4’/km o algo más rápido, pero no alcanzo a nadie, todo el mundo debe estar corriendo mucho en este tramo o, quizás, no hay tanta gente ya por delante.

Llego a Atzeneta en solitario en 3h34 con una proyección aún para 8h14, empiezo a tomar conciencia de que me he pasado en el inicio y que probablemente lo vaya a pasar muy mal, pero me dan la info de que voy el 11º en carrera, no era la táctica que esperaba, me hubiera gustado ir de menos a más, pero una vez en marcha habrá que gestionarlo.

Saliendo de Atzeneta tras chocarle la mano a mis peques. Foto: Tamara Sanfabio

Me tomo el avituallamiento con calma con el apoyo de Juanma Molina, me tomo el redbull, bebo agua, relleno el bote de agua y de isotónico que me he fundido y echo de menos la gorra con hielo, habrá que esperar a Vistabella. Llevamos el primer maratón de carrera y las sensaciones no son las ideales, pero sigo disfrutando mucho de la prueba, salgo corriendo de Atzeneta con ilusión porque se que Amaya y las peques estarán a la salida, en la zona de la cruz y la gasolinera, allí las veo, les choco la mano y les saludo y vuelvo a concentrarme en la carrera, son 2,7km hasta el barranco y veo a dos atletas que me aventajan en unos 100-150m, sin forzar pero a 4:15-4:20 les comienzo a recortar y al llegar al barranco los tengo a tiro, pero es entrar en el barranco y tener que empezar a abrir zancadas y dar saltos y comenzar a notar los primeros amagos de calambres, me preocupo mucho, comienzo a beber más, he ido tomando una pastilla de sales cada 50’-1h hasta ahora.

Zonda del barranco entre Atzeneta y Benifagos, ahí comenzaron los problemas

Me tomo con calma los 6km del Barranco y sólo me adelanta el Checo Jiri, no intento seguirlo, pero, a pesar de intentar ir con más calma, la subida final a Benafigos se me hace dura, y estamos en el Km50 de carrera y en la mitad de tiempo (En teoría) ahora comienza lo duro y empiezan a invadirme los nubarrones.

Subo casi todo andando, aunque aún intento correr, craso error, en Benafigos hay avituallamiento líquido, mucho ambiente, pero estoy concentrado en refrescarme y rellenar líquidos, bebo agua e isotónico, relleno las dos botellas y me echo agua por encima, el Sol está pegando duro pasadas las 10am y sin una sombra en la zona de subida, se que tengo que refrigerar para evitar que salte el termostato.

El tiempo en Benafigos es de 4h39, una proyección para 8h25 en meta, pero ese tramo lo he hecho en 1h05 que da una proyección de carrera de 9h25, empieza el calvario.

Pero antes saliendo de Benafigos está Amaya con las peques (También las ví en la zona del barranco al pasar por debajo de la carretera de Benafigos) y me paro a darles un beso.

El tramo hasta Vistabella es muy exigente con tres subidas y bajadas que pondrían a prueba mis calambres, y así lo hicieron, las bajadas con cuidado y las subidas voy la mayor parte andando, pero no me adelantan prácticamente ningún corredor, salvo Crístofer Clemente que me sobrepasa en la primera subida tras Benafigos, va muy fuerte, le animo, se que va a llegar a la cabeza porque faltan los 30km más duros.

Pero eso es un arma de doble filo para mi, la última bajada antes de Vistabella los calambres me atacan y tengo que ir con cuidado en la parte más técnica para no caerme, consigo llegar abajo decentemente pero la subida se me hace eterna con el Sol pegando en la espalda y 100% andando, conociendo lo que resta del recorrido me planteo si va a merecer la pena el sufrimiento, ya que no puntúo por equipos y veo que estoy KO y difícilmente me voy a recuperar.


Aún no voy mal del todo y por ahora sólo me ha adelantado Crístofer por lo que voy el 12º, 3er español, pero se que me va a tocar pasarlo mal, nos hemos pasado de ritmos y muscularmente estoy tocado, con bastante calor, llego a Vistabella bajo de moral y en el avituallamiento me siento y pido a Villacorta y Depa que me animen a seguir, no me puedo retirar yendo el 12º de un mundial aunque sepa que eso no vaya a durar, bebo, como, relleno líquidos y salgo de Vistabella con la gorra con hielos que me refresca durante más de media hora del calor reinante, y dos litros de líquidos, 1l de agua, medio de isotónico y otro bidón de medio litro con geles. Salgo del avituallamiento andando, como cordero que va al matadero, me animan comentando que el resto de corredores también va muy mal, que todo el mundo ha salido muy rápido. 6h12 el paso por Vistabella, un parcial de 1h33 desde Benafigos que da un ritmo, ese parcial, de más de 10h para la prueba, voy leeeento y lo iré más aún en el resto de la prueba.




A la salida de Vistabella también me espera mi familia, necesito desahogarme un poco con Amaya y le digo que voy mal y que me va a tocar pasarlo muy mal, pero me anima y sigo adelante después de darle besos a las peques, vamos a por ello, pongo el modo “llegar a meta”. Quiero aprender de la situación que viví en la Transgrancanaria, ya nos hemos equivocado, pero no puedo parar, aunque sea despacio hay que avanzar, aunque allí restaban 10km planos por el barranco y Maspalomas, y en esta ocasión me restaban 25 con unas subidas y bajadas de miedo con porcentajes por encima del 20-25%
Salgo de Vistabella y comienzan de nuevo los calambres en la bajada, pero las bajadas las llevo mejor siempre que no tropiece, con calma y dejando actuar a la gravedad, voy bajando, lento, pero seguro, llego abajo del primer barranco y me alcanzan dos franceses, pero ellos van también justos, van andando toda la subida, van con bastones, me engancho a ellos sin cebarme, voy haciendo paraditas aunque se me vayan, pero para no rendirme y supero la primera gran subida, aunque me alcanzan otros dos corredores más, pero va la cosa con cuentagotas, calculo que voy sobre el puesto 16-17º, en la siguiente bajada no me alcanza nadie, es la bajada entretenida por bosque de nuevo hasta el barranco y comienza una nueva subida dura hacia Collao en dos partes, una más exigente y técnica y otra más tendida por pista.

En la técnica comienzo de nuevo un bache, esta vez los calambres me atacan a lo bestia así que aprovecho y me siento en una piedra para quitarme una china de la zapatilla y descansar un minuto, en esas aparece Juanjo Somohano y nos reímos de la situación, un Dejavú de lo que pasó en el barranco de los Vicentillos.

En ese momento me he recuperado algo del calor y el esfuerzo, el problema es que las rampas, los calambres, no me dejan correr, ni para arriba ni para abajo, ya se me acalambran isquios y cuádriceps y tengo que parar a estirar cada 10-20 metros si intento ir rápido, incluso andando, Juanjo se va hacia adelante y yo sigo penando, al rato me pasa Efrén y otros atletas.

Efrén me anima diciéndome que la pista de subida hacia Collao está cerca y ahí seguro que puedo arrancar a correr, pero le tengo que dejar ir, aunque me lo tomo como referencia. Llego andando a la pista y un grupo de aficionados me anima, cojo la pista y cambio de estartegia, en lugar de intentar correr rápido, intentaré correr lento para que no salten los calambres, así que arranco y empiezo a marcar parciales de 5:45-6’/km en ligera subida por la pista. Empiezo a recuperarme, aunque en cuanto se empina tengo que andar y si intento acelerar, vuelven los calambres, pero al menos estamos corriendo. He perdido puestos pero corriendo no me pasarán corredores hasta la parte final, incluso recuperaré algún puesto.

Tras la pista una nueva bajada en la que , lento pero seguro, sigo avanzando a la carrera hasta la subida final a Callao que tengo que hacer andando, pero llego al avituallamiento bastante entero, allí me encuentro a la pareja de Laia Cañes, lo mismo vienen cerca las chicas, me dice que va bien y que me anime que ya está hecho, bebo, recargo medio litro de isotónico y 1l de agua y arranco a correr a mi ritmo.

Saliendo de Collao restan 8km a meta, pero al menos ya voy corriendo, no me pilla nadie e incluso estoy alcanzando a algún corredor que va peor que yo.

Paso por Collao en 8h37 en el puesto 23º, el tiempo que me había propuesto para llegar a meta, en esos momentos lo estará haciendo Luis Alberto Hernando como nuevo campeón del Mundo, tercera vez seguida, es increíble, que gran corredor.

Calculo que me faltará una hora para llegar a meta porque, aunque son 8km y voy marcando parciales en torno a 6’/km restan dos subidas de 150m de desnivel que tendré que hacer andando. Esta parte la reconozco bien del entrenamiento que vine con Santi Mezquita, él lo iba pasando mal y lo hizo andando, voy disfrutando del ambiente,se ha nublado el día y chispea por momentos, lo que hace más llevadero el final, aunque ya me duele todo, me viene dando guerra la cadera derecha desde hace unos kms y al correr lo noto más que andando, pero hay que llegar.

En las zonas más planas alcanzo un par de atletas y me planto en la última subida de zetas de la carrera, ya lo tengo, llego a la pista y veo que han montado un avituallamiento extra (Cambreta) por el cambio de recorrido ya que tenemos que tirar por la pista evitando la fuente y en lugar de 3km a meta faltarán 4 y pico. Aunque no me queda casi líquido voy bien, aunque muscularmente tocado, y no paro a avituallar porque justo está arrancando Juanjo Somohano, al que engancho y comenzamos juntos la bajada por pista, ganamos un par de puestos pero en esa zona final el sueco Johan Lantz y el polaco Lesniak nos pasan como aviones, han llegado de atrás y van mucho mejor muscularmente lo que les permite correr a 4’/km en la bajada mientras que Juanjo y yo, aunque hemos acelerado, no podemos exprimirnos tanto.

Llegamos juntos a la zona de meta, a Juanjo se le hace largo porque no conoce esa parte final, pero le animo y nos plantamos los dos juntos para compartir la entrada en meta, 9h37, 22º y 23º del mundo.


Por un momento me emociono cuando se me viene encima todo el sufrimiento pasado y ver que he conseguido acabar la prueba y, aunque no haya sido una buena estrategia ni hayamos tomado las mejores decisiones, llegar y en un puesto aceptable, me alegra, ya desde hacía bastantes kms sabíamos que la clasificación por equipos era nuestra, aunque no estábamos al tanto de que había estado tan apretado el podio entre GBR, Francia y USA.




Me reúno con Amaya y las peques y bajo a coger algo de comida, la tripa no me ha dado guerra pero he ido media carrera con el estómago al límite, incluso me tomé un “Fortasec” en Vistabella, pero siempre acabo con hambre y algo comí mientras disfrutaba de la entrada del resto de corredores con la alegría de las chicas que tuvieron una actuación espectacular, muy contento sobre todo por Laia Cañes que pudo disfrutar de un subcampeonato del mundo en su casa, algo que debe ser increíble.



Ahora toca recuperar, ver si las molestias desaparecen rápido o si hay alguna molestia que se queda y, sobre todo, aprender de una vez a afrontar estas carreras, con la Tansgrancanaria y Penyagolosa espero haber tenido suficiente aprendizaje. Mi punto débil es la musculatura y más si cabe que por mi bagaje, puedo correr a ritmos muy rápidos, pero luego me pasará factura, por lo que en pruebas, sobre todo por encima de distancia maratón, tengo que ser mucho más conservador y más en pruebas tan exigentes y con un nivel tan alto como un mundial en el que sí o sí se suele salir muy muy rápido



Espero que os haya gustado y os dejo algunos datos de tiempos:

  
Borriol
Bassa
Useres
Atzeneta
Benafigos
Vistabella
Collao
Cambreta
Meta
Tiempos
de
paso
41:28
1h54:53
2h41:27
3h34:24
4h39:35
6h12:27
8h37:56
9h17:07
9h37:26
Puesto
26
12
13
11
12
12
23
21
22
Ritmo
km/Esfuerzo
3:35
3:33
3:32
3:35
3:42
3:53
4:08
4:10
4:11
Proyección
Meta
 (Acumulado)
8:13:18
8:08:26
8:07:38
8:15:05
8:29:42
8:54:29
9:29:15
9:34:58
9:37:26
Parciales
segmentos
41:28
1:13:25
0:46:34
0:52:57
1:05:11
1:32:52
2:25:29
0:39:11
0:20:19
Puesto
Segmento
Ritmo
km/Esfuerzo
 (Parcial)
3:35
3:31
3:31
3:46
4:06
4:32
4:57
4:48
4:45
Proyección
Meta
(Parcial)
8:13:18
8:05:44
8:05:40
8:39:15
9:24:32
10:26:08
11:22:59
11:02:54
10:54:30