Sígueme en #Youtube

lunes, 21 de noviembre de 2016

Mi labor de liebre en el Maratón de Valencia: Compartiendo un sueño

Marta Esteban y Pablo Villalobos en el último kilómetro hacia meta en el Maratón de Valencia 2016


Ayer disfrute muy especialmente de mi labor de liebre en el maraton de Valencia con una Marta Esteban inconmensurable que rompió todos sus límites para, después de una extraordinaria preparación, conseguir una impresionante marca de 2h30:47, convirtiéndose en la novena atleta española de todos los tiempos en maratón y poniendo pie y medio en los próximos mundiales de Londres 2017.

Como maratoniano soy muy consciente de la importancia de la labor de las liebres en el maratón, marcando el ritmo, dando tranquilidad, animando, gestionando imprevistos en carrera, no en vano hace ya unos años escribí un artículo en mi blog sobre ello cuando, precisamente en el maratón de Valencia Carles Castillejo tuvo problemas en este ámbito:

LAS LIEBRES EN EL MARATÓN, MI EXPERIENCIA

Por eso cuando este verano, no recuerdo cuando pero ya hace bastantes meses, Marta habló conmigo sobre su intención de buscar liebre para Valencia. Yo estaba metido de lleno en mi temporada de Trail así que, aunque me ofrecí a ello, comprendí que prefiriera asegurar con alguien con los pies más en el asfalto como Pedro Nimo, también un atleta superfiable del que he podido aprovechar su trabajo de liebre por ejemplo en el maratón de San Sebastián en 2013.

De todas formas, por la amistad que nos une desde que nos conocieramos hace ya muchos años, seguro que gracias a Amaya y Tamara, me apunté la fecha en la cabeza, era mi intención estar en Valencia ese 20 de novembre aunque fuera sólo para disfrutar de una gran maratón como espectador.

Recuerdo que cada vez que hemos contactado este verano, por redes sociales, le recordaba a Marta que si había algún problema me avisara, incluso hace pocos días, cuando celebró su cumpleaños, aproveché para recordárselo, se lo que es el maratón y las liebres y siempre es bueno tener un plan B.

Con todo llegó la cita y el jueves 17 nos llegan noticias de que puede que Nimo no pueda correr en Valencia por problemas musculares tras la Behobia. Sin querer ya me pongo en guardia y el viernes por la mañana, recibo una llamada de Alex Salvador, responsable de marketing de Cárnicas Serrano y uno de los que más empujan en desde la empresa por el equipo de atletismo en el que milita Marta.

La decisión está tomada por mi parte así que toca tranquilizar a Alex y que se lo transmita a Marta, no hay problema, si Pedro no puede ir, me pongo yo el traje de faena para intentar llevar a Marta hasta meta. Tendremos una o dos liebres más que intentarán llegar al 30 pero el estado de forma de Marta, la gran preparación que ha hecho, no quieren dejar un cabo suelto para que se escape una gran oportunidad de hacer marca, quizás de soñar con la mínima del mundial de Londres, y en su casa, en Valencia.

Mi estado de forma es bueno, lo comprobé en Behobia, pero un maratón siempre da respecto, sobre todo porque no llevo muchos kilómetros en asfalto tras descansar de mi último Trail y puede que muscularmente me pase factura, un sóleo me dio un poco de guerra en Behobia y lo tenía bastante cargado por lo que esta semana decidí, en lugar de hacer series, darme un trote por el monte inaugurando los #Trailjueves

Pero eso no fue la única pega, para darle algo más de épica al tema, ese mismo viernes por la mañana tuve una pequeña molestia en la espalda, una lumbalgia leve, que me pude tratar esa misma mañana y después a base de movilizar la espalda y unos ibuprofenos, estar el domingo a topa para correr, y es que el viernes al mediodía me costaba hasta andar de lo tieso que iba, menos mal que, pienso yo, como nunca suelo tomar antiinflamatorios ni nada, pues me hicieron bastante efecto y mejoré mucho en dos días (Además de que no sería muy grave) pero bueno, lo suficiente como para que, con un reto de 42km a 3:37/km me pudieran dar lata.

Con todo eso nos plantamos en Valencia y tras un sábado intenso de compromisos y disfrutar con las peques de cauce del Turia en el parque Gulliver, afrontábamos el domingo con optimismo.

El día amaneció nublado, algo d viento, pero de poniente, lo que quiere decir que la humedad rondaba el 50%, en lugar del habitual 75-85% de Valencia. Creo que jugó a favor, al menos para los que pudieron ir en grupo, ya que la humedad es el auténtico Killer del maratón de Valencia y este domingo no apareció.

Tras el calentamiento tocaba subir a la zona de salida, me coloqué a rebufo del grupo de atletas de élite y sin problemas 20' antes de la prueba estábamos en el puente de salida, frente a la meta, para finalizar el calentamiento. Unos ejercicios de activación, unos estiramientos suaves, muchos saludos y ánimos para los que se enfrentaban al maratón y unos minutos antes de la salida ya junto a Marta.

Viajarían con nosotros Juan Pedro Mora y el triatleta Iván Álvarez, el segundo hasta la media y el primero hasta el km 28-29 haciendo grupeta que iba perdiendo unidades.

La idea de inicio era marcar un ritmo en torno a los 3:37-3:38/km sobre 18:05-18:10 los 5km con un paso por la media de 1h16:15-1h16:30 para atacar esos 2h33, sin embargo desde el inicio el ritmo fue algo más vivo, sin pasarnos en exceso, además las sensaciones e información que nos daba Marta, era de que iba muy bien, así que no nos importaba que los parciales fueran algo más rápidos teniendo como referencia el grupo que iba a por las 2h30 por delante.

Parciales de Pablo Villalobos y Marta Esteban en la maratón de Valencia 2016

Los parciales iban rondando los 18' aunque más por debajo que por arriba con los dos primeros 10km en 35:48 clavados nos esperábamos un paso por la media exigente, como fue en 1h15:29. Íbamos rápidos, pero Marta iba bien aunque lo duro del maratón estaba por llegar.

Después del km25 comenzaron a ponerse las cosas serias. El grupo en el que marchábamos reducía unidades de forma rápida y cada vez alcanzábamos a más atletas que iban perdiendo ritmo o directamente estaban parados en los laterales de la carrera, sin embargo Marta seguía transmitiéndonos buenas sensaciones, iba bien, iba fuerte, así que aunque no acelerábamos, tampoco bajábamos el ritmo.

En el km28 Juan Pedro nos dejó, empezaba mi trabajo serio, el grupo ya se había reducido a unas 6 unidades contando a Marta y a mi, último tercio de carrera, ahora empezaba el maratón. Tras pasar el avituallamiento del km30 Marta me dice que va muy bien así que mantenemos el ritmo del 30 al 35, la zona que sube a la parte más alta de Valencia y quedamos que a partir del 35km nos lanzamos a meta con las fuerzas que resten.

Para más inri llegando al km34 vemos que cazamos a una atleta italiana, la llevamos a unos 15 segundos pero la vamos alcanzando y nos sirve de acicate, a partir del 35km aceleramos el ritmo, Marta responde, y damos alcance a la atleta italiana y la dejamos atrás. El ritmo es fuerte pero ya no miro tanto los parciales por kms si no las sensaciones de Marta, la animo, el maratón está hecho y la marca puede ser bestial. En el km37 echo cuentas, estamos a 5 y poco de meta y estamos en ritmo de 2h31, animo a Marta, lo tiene en su mano. Los dos últimos kilómetros se nos hacen largos, seguimos a buen ritmo, el circuito lo favorece, pero el rictus de Marta ya muestra el grandísimo esfuerzo que está realizando, le pido que regule hasta meta, una gran marca la espera, y ella no para de luchar.

Bajamos a la zona del río, la gente anima a rabiar a Marta, como en casi todo el recorrido, conseguir un resultado así en casa es impresionante, con la ciudad volcada en la calle, creo que sólo lo podrá superar si alguna vez se celebra un gran campeonato en Valencia y Marta compite en él, llegamos a las últimas rectas, giro a la derecha, km42, tenemos un minuto justo para llegar a meta sub2h31, creo que lo vamos a lograr, son 200m, animo a Marta y entramos en la alfombra azul, la veo sufrir pero disfrutar, consciente de lo que está consiguiendo, el reloj avanza imparable pero no legará a las 2h31.

Impresionante Marta, no hay palabras



Entrada a meta de Marta Esteban acompañada por Pablo Villalobos en 2h30:47 oficial. Novena atleta española en maratón all-time