Sígueme en #Youtube

martes, 30 de septiembre de 2014

¿Caerán las dos horas como record del mundo de maratón?

Esta es una de las cuestiones que más repiten estos días tras la espectacular carrera de Dennis Kimetto en Berlín rebajando el record mundial por debajo de una barrera increible como es las 2h03 para parar el crono en las 2h02:57.

Para más inri, otro atleta keniano, Emmanuel Mutai hubiera batido también el anterior record con el tiempo de 2h03:13 que realizó para ser segundo en Berlín el pasado domingo.

Junto a Kimetto, los dos Mutai (Emmanuel y Josep), Kipsang, Makau, un portentoso ramillete de nuevos atletas kenianos que han hecho de la maratón una carrera casi de velocidad con records mundiales y prestaciones de 2h03 y ahora de 2h02 que marcan parciales de 2:55 por kilómetro de promedio y se permiten correr parciales de 5km en la parte final de la prueba cercanos a los 14 minutos.

Dónde han quedado prestaciones de los más grandes como Gebreselassie, también rompió la barrera de los 2h04 pero por los pelos, Tergat y otros tantos atletas que tras destacar en el tartán y el campo a través dieron el salto a la ruta.

Esta nueva generación de atletas destroza el cronómetro sin pasar por el tartán, ni de lejos.

El record de Kimetto, 2h02:57 equivale a marcas de pista de 12:33.91 y 26:10.67 (1318 puntos según la tabla de puntuación estadística de la IAAF de 2005). Marcas que serían records mundiales en esas pruebas por encima, varios segundos, de los actuales en manos de, nada menos, Kenenisa Bekele (12:37.35 y 26:17.53)

Cuando Bekele arrasaba en la pista y paraba el crono en esos tremendos registros, cuando su equivalencia en maratón era 2h03:30 pero el récord del mundo estaba en aquella época en manos de Paul Tergat con 2h04:55 (Berlín 2003) se nos hacía la boca agua con el posible paso del etíope a la larga distancia.

Ahora, cuando el emperador de la pista da el salto y debuta en París con una marca de 2h05, hay media docena de atletas que han roto la barrera de las 2h04 y, al menos 3, que ya han hecho marcas en maraton del mismo valor o mayor que sus records mundiales en pista.

¿Cómo asimilar todo esto?

Con este panorama me asalta una pregunta o dilema que me planteo:

A qué se debe este dominio "repentino" de una generación de atletas kenianos, también etíopes, corriendo en 2h03-2h04 y ya hasta en 2h02 sin pasar prácticamente por la pista.

Mis dos tesis son las siguientes:

a) Esta generación de atletas kenianos corren más en maratón porque son más buenos que los anteriores, o sea, son mejores, más rápidos y más resistentes que los Bekele, Gebreselassie, Tergat y compañía.

b) Esta generación de atletas son muy buenos, hasta rozar el nivel de esos grandes nombres que ostentan los últimos records mundiales de fondo en pista y ruta, pero no mejores, lo que les hace correr más es que viven para el maratón, sólo se centran en esa prueba y han conseguido un extra de adaptación a la misma y explotan su máximo potencial para el maratón sin gastar cartuchos en la pista o el campo a través.


Mientras bajan el record de las 2h dabatmos: ¿Vosotros qué pensáis? ;-)

A comentar!!!